Roman Calendar

martes, 26 de enero de 2010


CENTAUROS

http://img520.imageshack.us/img520/8948/320707600x2000yn3.jpg

Generalidades



Hay distintas especies generales de centauros, aunque todos ellos comparten las características descritas más abajo, así como la organización social y las tácticas de combate descritas, cada una tiene un temperamento distintivo y varios rasgos característicos. Cada especie recibe el nombre de la región de la que es originaria. Las distintas especies, sin embargo, no se hallan confinadas a esas regiones; cada una puede encontrarse en los bosques y praderas templados..

Descripción física



Los centauros son medio hombres medio caballos, y viven por todo el mundo en bosques y tierras de pastos apartados. El pecho, brazos y cabeza del centauro son humanos. El cuerpo, patas y cola son los de un caballo. El centauro típico tiene dos metros de alto desde los cascos a la parte superior de la cabeza, pero algunas especies raras, como los centauros wendle, son tan pequeños como metro veinte. Un centauro adulto puede pesar hasta 750 kilos.
Los rasgos humanos de los centauros son ligeramente más grandes que los de un humano. Sus pechos son anchos y en forma de barril, y sus brazos están marcados con sólidos músculos. Tienen enormes hombros y gruesos cuellos. Llevan el pelo formando largos rizos; los colores del pelaje incluyen negro, marrón claro, rubio, rojo anaranjado y blanco. Tienen ojos brillantes, normalmente azules o castaños, pero a veces violetas, verdes o negros. Los tonos de piel de la mitad humana de un centauro van del rosa pálido al moreno claro y al profundo ébano.

Desde una perspectiva humana, tanto los centauros machos como las hembras son sorprendentemente atractivos. Los machos son rudamente apuestos, con mandíbulas cuadradas, narices aquilinas y densas barbas. Las hembras son esbeltas y voluptuosas, con labios gruesos, mejillas suaves y chispeantes ojos. Los centauros se mueven con fácil gracia, con paso seguro y orgulloso.
La porción equina del cuerpo del centauro está cubierta de pelaje. Este pelaje crece a lo largo del año, y se vuelve hirsuto en los meses fríos, y más corto y liso en primavera, cuando se muda el pelo. El pelaje de los centauros muestra una gran variedad de colores, incluidos el marrón, rubio, negro, blanco y gris. Algunos pelajes son una combinación de colores: blanco y negro o marrón y rubio son los más comunes. Un pelaje brillante indica un centauro sano.
Los centauros tienen largas y frondosas colas, que pueden agitar a voluntad, y lo hacen normalmente para ahuyentar insectos o para abanicar a un compañero.

Normalmente los centauros no llevan ropas. Cuando se asocian con humanos, sin embargo, las hembras llevan sencillas blusas de tela en deferencia a las costumbres humanas. La mayoría de los centauros llevan bolsas de cuero o tela colgadas a su hombro con largas correas y llenas con comida, tesoros y otras posesiones.
Los centauros hablan su propio lenguaje, así como el lenguaje común. Hablan con voces profundas y sonoras. Los humanos encuentran el habla centaura algo formal y pomposa, engolosada tanto en su tono como en la construcción de las frases y la forma en que se dirigen a sus interlocutores.

Personalidad



Comparados con los humanos y semihumanos, los centauros no son particularmente inteligentes. Tampoco son especialmente virtuosos, dedicados más a sus propios intereses que al bien común. Los centauros son primero y ante todo sensualistas, que prefieren el sabor de un buen vino o el calor de un día soleado a discutir filosofía o explotar nuevos lugares. Bañarse en un arroyo en medio del bosque puede ocupar fácilmente todo un día.

Combate


A los centauros no les gusta luchar, pero la vida en las regiones selváticas requiere que todos los centauros mantengan aguzadas sus habilidades de combate. Típicamente los centauros patrullan en grupos. Cuando tropiezan con un enemigo, la mitad de la patrulla permanece en la retaguardia para ocuparse de los ataques con proyectiles mientras el resto carga; si el número de enemigos excede sustancialmente del número de centauros, carga toda la patrulla.
Los centauros se mueven constantemente, intentando atacar a sus oponentes desde todos lados. Pueden atacar a los enemigos de atrás con sus cascos traseros. Los centauros son maestros arqueros. También se inclinan por las lanzas, garrotes, jabalinas, espadas largas, espadas cortas y dagas.
La mayoría de los centauros llevan al menos dos armas distintas. Los centauros nunca llevan armadura, pero los lideres centauros carga con escudos.

Hábitat/ Sociedad



Los centauros viven en pastos y en agradables bosques lejos de las civilizaciones humana y semihumana. No tienen asentamientos formales, así que les resulta fácil cambiar de lugar de residencia cuando aparecen extranjeros o cuando la comida se hace escasa: simplemente emigran a una localización más conveniente.
En una manada hay dos veces más hembras que machos, y un número de pequeños igual al número total de adultos. Las hembras centauros reciben el nombre de yeguas, los machos de garañones, los centauros jóvenes de uno a cuatro años son llamados potros, y los por debajo de un año potrillos. Ni potros ni potrillos pueden usar armas.
Los garañones más fuertes actúan como líderes, organizados en un consejo que toma todas las decisiones por la mañana. Un consejo debe de tener un número impar de garañones líderes, para poder efectuar una votación cuando el consejo no pueda alcanzar un consenso. La mayoría de consejos tienen tres miembros, pero las manadas más grandes tienen cinco.
Puesto que los centauros son típicamente plácidos y dóciles, pocas manadas tienen necesidad de un estricto conjunto de leyes. La mayoría de las infracciones, como los robos menores, son castigadas con trabajos de caza o guardia extras. Los crímenes serios, como la violencia contra otro miembro de la manada, es punible con la expulsión de la horda.

A los centauros les encanta el tesoro. Cada manada posee un escondite con el tesoro comunitario, normalmente una cueva o debajo de un montón de rocas, al que se espera que contribuyan los miembros de la manada. Los centauros llevan consigo su tesoro personal en bolsas de cuero o lo ocultan en troncos de árbol huecos.
Los centauros evitan el contacto con la mayoría de las otras razas, aunque están en buenas relaciones con las otras criaturas de los bosques, en especial los unicornios. Ayudarán a los humanos y otras razas buenas como si su mejor interés fuera hacerlo.
Los centauros comen durante todo el día. Les encanta todo tipo de hierba, cereal, fruta, nueces o brotes jóvenes de árbol. Los centauros raras veces se dedican al comercio, pero ocasionalmente intercambian frutos y nueces por vino y otras bebidas alcohólicas

COSAS DE LA ACTUALIDAD CON NOMBE CENTAURO
www.centauro.net/
Una compañía de alquiler de coches
www.centauro.com.mx/
Seguros centauro xD



en los videojuegos También aparecen Centauros


En las películas:

Hércules



las crónicas de Narnia

Hydra


En la mitología griega, la Hidra de Lerna era un antiguo y despiadado monstruo acuátic
ctónico con forma de serpiente policéfala (cuyo número va desde 5 hasta 100 e incluso 10.000 según la fuente) y aliento venenoso (Higino, 30) a la que Heracles mató en uno de sus doce trabajos. Su guarida era el lago de Lerna en el golfo de la Argólida (cerca de Nauplia), si bien los arqueólogos han confirmado que este lugar sagrado es anterior incluso a la ciudad micénica de Argos, pues Lerna fue el lugar del mito de las Danaides. Bajo sus aguas había una entrada al Inframundo que la Hidra guardaba.
La Hidra era hija de Tifón y la Equidna. Fue criada por Hera bajo un plátano cerca de la fuente Amimone en Lerna. Se decía que era hermana del León de Nemea y que por ello buscaba venganza por la muerte de éste a manos de Heracles. Por esto se decía que había sido elegida como trabajo para Heracles, de forma que éste muriese.

En la mitología griega, la Hidra de Lerna era un antiguo y despiadado monstruo acuático ctónico con forma de serpiente policéfala y aliento venenoso a la que Heracles mató en uno de sus doce trabajos. Su guarida era el lago de Lerna en el golfo de la Argólida (cerca de Nauplia). Bajo sus aguas había una entrada al Inframundo que la Hidra guardaba.
La Hidra era hija de Tifón y la Equidna. Fue criada por Hera bajo un plátano cerca de la fuente Amimone en Lerna. Se decía que era hermana del León de Nemea y que por ello buscaba venganza por la muerte de éste a manos de Heracles. Por esto se decía que había sido elegida como trabajo para Heracles, de forma que éste muriese.
Cuentan que, tras llegar a la ciénaga cercana al lago Lerna, Heracles cubrió su boca y nariz con una tela para protegerse de su aliento venenoso y disparó flechas en llamas a su refugio (la fuente de Amimone) para obligarle a salir. Entonces se enfrentó a ella con una hoz; la reacción de esta criatura ctónica fue botánica: tras cortar cada una de sus cabezas Heracles descubrió que le crecían dos nuevas cabezas. Advirtiendo que no podría derrotar a la Hidra de esta forma, Heracles pidió ayuda a su sobrino Yolao. Éste tuvo la idea de usar una tea ardiendo para quemar el muñón del cuello tras cada decapitación. Heracles cortó todas las cabezas y Yolao quemó los cuellos abiertos, matando así a la Hidra. Heracles tomó entonces su única cabeza inmortal y la enterró bajo una gran roca en el camino sagrado entre Lerna y Eleia y mojó sus flechas en la sangre venenosa de la Hidra, completando así su segundo trabajo.
Cuando Euristeo, el rey que asignaba los trabajos a Heracles, supo que había sido su sobrino quien le había dado la antorcha, declaró que no había completado el trabajo solo y por tanto no contaba para el total de diez labores que se le habían asignado.

martes, 19 de enero de 2010

LOS CICLOPES

En la mitología griega, los Cíclopes eran los miembros de una raza de gigantes con un solo ojo en mitad de la frente. Los Cíclopes de la primera generación eran hijos de Urano y Gea, y conocidos artesanos y constructores. Eran gigantes con un solo ojo en mitad de la frente y un temperamento horrible.

Según Hesíodo eran fuertes, testarudos, y de «bruscas emociones». Eventualmente sus nombres llegaron a ser sinónimo de fuerza y poder, y se usaban para referirse a armas especialmente bien manufacturadas Urano temía su fuerza y les encerró en el Tártaro. Más tarde Crono, otro hijo de Urano y Gea, liberó a los Cíclopes, junto con los Hecatónquiros y los Gigantes. Le ayudaron a derrocar y castrar a Urano, pero Crono les volvió a encarcelar en Tártaro, donde permanecieron, guardados por Campe, hasta que Zeus los liberó. Forjaron rayos para que Zeus los usase como arma y le ayudaron en la guerra para derrocar a Crono y a los otros Titanes (Titanomaquia). Los rayos que se convirtieron en el arma predilecta de Zeus fueron forjados por los tres Cíclopes: Arges ponía el brillo, Brontes el trueno, y Estéropes el relámpago.

Dada su inclinación por la herrería, muchos estudiosos creen que la leyenda de los Cíclopes surgió de la práctica habitual de los herreros de llevar un parche sobre un ojo para evitar quedarse ciego de ambos por las chispas. Los herreros también se tatuaban círculos concéntricos en honor al sol, lo que puede ser otra posible fuente de la leyenda. La segunda generación de Cíclopes son definitivamente de un tipo diferente a los de la primera: probablemente sean adiciones muy posteriores a la mitología sin conexión alguna con la herrería. Muchos creen que las leyendas asociadas a Polifemo no contaban que fuera un cíclope hasta que Homero las incluyó en la Odisea, pudiendo ser originalmente Polifemo algún tipo de monstruo o demonio local. Se ha sugerido que quizás fuera uno de los Triamantes de la leyenda cretense, raza rural de ogros devoradores de hombres que tenía un tercer ojo detrás de la cabeza. Aparte del detalle de los ojos, son muy parecidos a los Cíclopes de Homero.

Dada su inclinación por la herrería, muchos estudiosos creen que la leyenda de los Cíclopes surgió de la práctica habitual de los herreros de llevar un parche sobre un ojo para evitar quedarse ciego de ambos por las chispas. Los herreros también se tatuaban círculos concéntricos en honor al sol, lo que puede ser otra posible fuente de la leyenda. La segunda generación de Cíclopes son definitivamente de un tipo diferente a los de la primera: probablemente sean adiciones muy posteriores a la mitología sin conexión alguna con la herrería. Muchos creen que las leyendas asociadas a Polifemo no contaban que fuera un cíclope hasta que Homero las incluyó en la Odisea, pudiendo ser originalmente Polifemo algún tipo de monstruo o demonio local. Se ha sugerido que quizás fuera uno de los Triamantes de la leyenda cretense, raza rural de ogros devoradores de hombres que tenía un tercer ojo detrás de la cabeza. Aparte del detalle de los ojos, son muy parecidos a los Cíclopes de Homero.


Dada su inclinación por la herrería, muchos estudiosos creen que la leyenda de los Cíclopes surgió de la práctica habitual de los herreros de llevar un parche sobre un ojo para evitar quedarse ciego de ambos por las chispas. Los herreros también se tatuaban círculos concéntricos en honor al sol, lo que puede ser otra posible fuente de la leyenda. La segunda generación de Cíclopes son definitivamente de un tipo diferente a los de la primera: probablemente sean adiciones muy posteriores a la mitología sin conexión alguna con la herrería. Muchos creen que las leyendas asociadas a Polifemo no contaban que fuera un cíclope hasta que Homero las incluyó en la Odisea, pudiendo ser originalmente Polifemo algún tipo de monstruo o demonio local. Se ha sugerido que quizás fuera uno de los Triamantes de la leyenda cretense, raza rural de ogros devoradores de hombres que tenía un tercer ojo detrás de la cabeza. Aparte del detalle de los ojos, son muy parecidos a los Cíclopes de Homero.

Dada su inclinación por la herrería, muchos estudiosos creen que la leyenda de los Cíclopes surgió de la práctica habitual de los herreros de llevar un parche sobre un ojo para evitar quedarse ciego de ambos por las chispas. Los herreros también se tatuaban círculos concéntricos en honor al sol, lo que puede ser otra posible fuente de la leyenda. La segunda generación de Cíclopes son definitivamente de un tipo diferente a los de la primera: probablemente sean adiciones muy posteriores a la mitología sin conexión alguna con la herrería. Muchos creen que las leyendas asociadas a Polifemo no contaban que fuera un cíclope hasta que Homero las incluyó en la Odisea, pudiendo ser originalmente Polifemo algún tipo de monstruo o demonio local. Se ha sugerido que quizás fuera uno de los Triamantes de la leyenda cretense, raza rural de ogros devoradores de hombres que tenía un tercer ojo detrás de la cabeza. Aparte del detalle de los ojos, son muy parecidos a los Cíclopes de Homero.

Dada su inclinación por la herrería, muchos estudiosos creen que la leyenda de los Cíclopes surgió de la práctica habitual de los herreros de llevar un parche sobre un ojo para evitar quedarse ciego de ambos por las chispas. Los herreros también se tatuaban círculos concéntricos en honor al sol, lo que puede ser otra posible fuente de la leyenda. La segunda generación de Cíclopes son definitivamente de un tipo diferente a los de la primera: probablemente sean adiciones muy posteriores a la mitología sin conexión alguna con la herrería. Muchos creen que las leyendas asociadas a Polifemo no contaban que fuera un cíclope hasta que Homero las incluyó en la Odisea, pudiendo ser originalmente Polifemo algún tipo de monstruo o demonio local. Se ha sugerido que quizás fuera uno de los Triamantes de la leyenda cretense, raza rural de ogros devoradores de hombres que tenía un tercer ojo detrás de la cabeza. Aparte del detalle de los ojos, son muy parecidos a los Cíclopes de Homero.

martes, 12 de enero de 2010

Escila y Caribdis


Cuenta Homero en su obra más importante, La Odisea, que dos raras criaturas estaban de guardia en un estrecho. La primera criatura era Escila, una joven mujer transformada en un monstruo con tres cabezas de perro o serpiente -a veces seis- situadas sobre largos cuellos. Cada una de estas cabezas tiene tres filas de puntiagudos colmillos.La otra, Caribdis, un ser invisible al que Zeus convirtió en una criatura marina imponiendole el castigo de tragar como un gran remolino de agua tres veces al día y devolviéndola otras tantas veces.La historia de Escila se enlaza con la de Glauco, un dios marino mitad hombree y mitad pez. Glauco vió a la ninfa mientras paseaba por la playa de Zancle, Mesina, y se enamoró de ella.Pero a la joven le repugnaba su cola de pez y su cabello lleno de cizañas, así que lo rechazó.El dios pidió ayuda a la maga Circe sin saber que también ella estaba enamorada de él. Así para vengarse, Circe echó en el lugar donde Escila solía bañarse una pócima que la transformó en el monstruo descrito anteriormente.También Caribdis era una ninfa, hija de Poseidón y Gea, famosa por su gran voracidad. Un día Zeus la sorprendió robando algunos bueyes para devorarlos, así que la golpeó con un rayo y la arrojó al mar transformada en aquel engendro.La ubicación de Caribdis en el estrecho de Mesina hace que se la asocie con el remolino que forman las corrientes que se encuentran en la zona, pero rara vez es peligroso.Sus nombres tienen un significado:

*Escila-> la que desgarra
* Caribdis-> la que devora

[La frase “entre Escila y Caribdis” se cree que es la progenitora de la frase “entre la espada y la pared”.]

+Nerea y Carmen+